¿Qué es el equilibrio?

Bueno, hay muchos tipos de equilibrio:
mecánico, térmico, químico, emocional, económico, etc…

Voy a hablar del Equilibrio Corporal, o sea: CÓMO NO CAERSE.

9539

En la evolución de las especies, el hombre ha adquirido junto con algunos primates superiores algunas características que lo diferencian de otras, una de ellas es la de marchar erguido sobre las piernas, es decir la bipedestación.
EQUILIBRIO CORPORAL:

Mantener el equilibrio requiere la interacción de una red compleja de partes del organismo.
Para mantener el equilibrio, el cerebro y el cerebelo deben coordinar un flujo constante de información proveniente de los ojos, músculos, tendones y el oído interno.

Todas estas partes del cuerpo actúan para mantenernos de pie y brindar la sensación de estabilidad cuando estamos en movimiento.

El sentido del equilibrio, o Equilibrio-Percepción les permite a humanos y animales caminar sin caerse.

El equilibrio existe antes de los primates, pero con los monos se perfeccionó.

Los monos al trasladarse de rama en rama tienen: coordinación visuomotriz, visión 3D, cálculo de las distancias (espacialidad) en los saltos (y corporalidad).

Como sentido del equilibrio se denomina a las sensaciones del equilibrio, es decir a la orientación espacial y regulación del mismo en el espacio que provoca este sistema sensorial, entre los cuales se encuentran los receptores vestibulares (oído), los receptores propioceptivos de la musculatura esquelética y articulaciones, así como los receptores de la piel.
Estos se encuentran interconectados en el tronco cerebral y áreas corticales cerebrales con las estructuras visuales incluyendo los núcleos que controlan la musculatura ocular, la vía auditiva y el centro reflejo del cerebelo.
De esta forma acontece la sensación de equilibrio conciente que se diferencia de las regulaciones reflejas inconcientes.

El centro del equilibrio necesita recibir información del medio ambiente para conocer cual es la posición que debe adoptar el cuerpo.

Para tal fin utiliza las informaciones de:

• Ojos • Informaciones visuales
• Oídos • Informaciones Vestibulares y Auditivas
• Articulaciones • Informaciones Propioceptivas

tetrada_del_equilibrio

Nuestro Sentido del Equilibrio necesita recibir información de nuestro cuerpo para conocer cual es la posición que ocupamos en el espacio.

Para movernos tenemos q saber dónde y cómo estamos: de pie, cayendo, corriendo, girando, etc.

El sentido del Equilibrio recibe información de nuestros: Ojos, Oídos, Articulaciones y Receptores de presión y tacto de pies y manos.

# Los ojos indican la posición del horizonte visual, es decir la relación del cuerpo con el piso. Permiten reconocer si se trata de un plano inclinado, del vacío, etc.

# Los oídos internos –sector vestibular- captan las aceleraciones y desaceleraciones lineales o rotatorias a las que estamos expuestos.

# El sector auditivo capta sonidos para adoptar la posición adecuada de acuerdo al origen del mismo.

# Las Articulaciones y Receptores de presión y tacto de pies y manos perciben las sensaciones tactiles profundas (propiocepción).

Toda esta información se integra para tener el Sentido y Control del Equilibrio en el tronco cerebral y el cerebelo.

neurootoA

De acuerdo a la posición en que ellas se encuentren, los ojos, oídos y articulaciones (órganos sensoriales periféricos) envían sus informaciones al centro del equilibrio, quien las elabora y responde con una respuesta armónica o de equilibrio perfecto.

El equilibrio es la capacidad para conservar la orientación del cuerpo y sus partes en relación con el espacio exterior. Depende del abastecimiento continuo de información visual, del oído interno (laberinto), de la propiocepción y de la integración del tallo cerebral y del cerebelo.
Los trastornos del equilibrio, resultan de enfermedades que afectan cualquiera de estas estructuras. Tales trastornos por lo general se presentan con uno de dos problemas clínicos: vértigo o ataxia.
El vértigo es la ilusión de movimiento del cuerpo o del medio ambiente, algunas veces se define en forma adicional como rotatorio o unidireccional. En consecuencia el vértigo no es solo “rotación” sino que puede presentarse, por ejemplo, como una sensación de tambaleo o caída hacia delante o atrás, o de un movimiento de la tierra (tipo temblor) debajo de los pies. Con frecuencia se acompaña de otros síntomas, como el impulso (sensación de que el cuerpo es arrojado o jalado en el espacio), oscilopsia (ilusión visual de movimiento hacia atrás y adelante), náuseas, vómito, diaforesis (sudoración fría) o ataxia en la marcha.

sistema-vestibular-9-638

Ataxia se define como un movimiento no coordinado o torpe que no resulta por debilidad muscular. Es causada por trastornos vestibulares, cerebelosos o sensitivos (propioceptivos). La ataxia afecta el movimiento del ojo, el lenguaje, las extremidades por separado, el tronco o la marcha.
El vértigo debe distinguirse del “vahído”, que incluye sensaciones con frecuencia descritas por pacientes como “mareo”, “desmayo” o “aturdimiento” no relacionados con una ilusión de movimiento. En contraste con el vértigo, estas sensaciones son producidas por alteraciones que dañan el suministro de sangre, oxígeno o glucosa al cerebro, por ejemplo, estimulación excesiva del nervio vago, hipotensión ortostatica, arritmias cardiacas, isquemia del miocardio, hipoxia o hipoglucemia y pueden culminar en perdida del conocimiento (síncope).

sistema-vestibular-40618050

Una vez que el vértigo se identifica como el problema, el primer paso en el diagnóstico es localizar el proceso patológico de las vías vestibulares periféricas o centrales. Las lesiones vestibulares periféricas afectan el laberinto del oído interno o la división vestibular del nervio auditivo. Las lesiones centrales afectan los núcleos vestibulares del tallo cerebral y sus conexiones. Rara vez, el vértigo es de origen cortical, en cuyo caso ocurre como un síntoma relacionado con convulsiones parciales complejas.
Ciertas características del vértigo y anormalidades que se le relacionan ayudan a distinguir las causas periféricas de las centrales.
El vértigo periférico, tiende a ocurrir de manera intermitente, dura periodos cortos y produce mayor angustia que el vértigo de origen central. El nistagmo (oscilación rítmica de los globos oculares), siempre se relaciona con el vértigo periférico; por lo general es unidireccional y nunca vertical. Las lesiones periféricas de manera habitual producen síntomas adicionales del oído interno o disfunción del nervio auditivo, es decir, perdida del oído y tinnitus.
Los síndromes de vértigo por lesiones periféricas son: hidropesía endolinfática (síndrome de Meniere), Laberintitos, neuronitas vestibular, vértigo traumático y vértigo de posición. Los síndromes de vértigo por lesiones centrales incluyen enfermedad vascular del tallo encefálico, malformaciones arteriovenosas, tumor del tallo encefálico y del cerebelo, esclerosis múltiple y migraña vertebro basilar.

vestibular5

La evolución del trastorno puede indicar su causa. El inicio repentino del desequilibrio ocurre con infartos y hemorragias en el tallo cerebral o cerebelo. El desequilibrio en episodios de inicio agudo indica ataques isquémicos transitorios en la distribución de la arteria basilar, vértigo benigno por la posición o la enfermedad de Meniere. El desequilibrio progresivo, crónico que se desarrolla de semanas a meses sugiere un trastorno tóxico o nutricional, por ejemplo deficiencia de vitamina B12 o vitamina E, hipotiroidismo, entre otros.

El tratamiento sintomático de los pacientes con vértigo es útil para disminuir la sensación anormal y aliviar síntomas vegetativos, como náuseas y vómitos. Los medicamentos de uso mas común son los antihistamínicos, anticolinérgicos e hipnóticos sedantes. Por lo general, es mejor administrarse de manera gradual y suspenderlos cuando se resuelvan los síntomas.
El reposo en cama puede reducir la gravedad del vértigo agudo. En el vértigo crónico o reincidente, uno de los tratamientos más importantes es el ejercicio. La actividad física estimula de manera importante la capacidad del sistema nervioso central para compensar disfunciones del laberinto y debe fomentarse una vez que se han resuelto las náuseas y los vómitos.

experto-en-neurootologia-y-neuropsicologia-de-la-audicion

Dr. Alejandro G. ANDERSSON
Médico Neurólogo
Ciudad de la Paz 1485
(1426) Ciudad de Buenos Aires, Argentina
TE: (5411) 4788-4800
agandersson@neurologiainba.com.ar